Construcción

¿Recuerdas cuando tuviste una visita especial en casa?

Sentiste gran emoción y tu corazón latió a galope por tenerlo todo listo. Quisiste que todo sucediera perfecto y así pasa con nosotros, el corazón se nos encoge por la emoción de ver nuestros niños nuevamente.

Disfrútenlos en casa, rían con ellos, consiéntanlos y llénense de historias que sus chicos nos cuenten luego. Mientras tanto en la escuela nos preparamos para recibirlos.

¡Los queremos mucho!